¿Seguro que estás haciendo bien el método Marie Kondo?

método Marie Kondo palets con el Método KonMari

Es posible que ya te hayas leído su libro e incluso hayas visto su serie en Netflix. Sin embargo, lamentamos decirte que probablemente no estás siguiendo bien el método Marie Kondo. Por mucho que te estés esforzando en ello, tal vez haya pequeños detalles que todavía no has pulido y que, sin darte cuenta, sigues haciendo de manera errónea.

¿Cómo cuales? Te damos algunas ideas a continuación. Sin embargo, ya te adelantamos que debes ser tú mismo quien haga examen de conciencia y compruebe si realmente está aplicando bien el método Marie Kondo.

Otros artículos de interés: Cómo repartir de manera justa las tareas del hogar

Comprueba si estás aplicando bien el método Marie Kondo

Es posible que ya hayas hecho la limpieza que dice Marie Kondo en su libro, pero, si no sigues su rutina diaria, en breve volverás a tenerlo todo como lo tenías en el punto de partida.

Por ejemplo, ¿guardas todo en su sitio cuando llegas de la calle o lo dejas en el bolso? Según Marie Kondo, deberías poner el bolso en su sitio, pero también su contenido: llaves, caramelos, libretas, monedero… Es uno de los puntos que más nos saltamos por comodidad pero que nos impiden llevar a cabo su teoría.

estanteria con cajas casa siempre ordenada

Otro ejemplo de cosas que podrías no estar haciendo bien es si sigues comprando compulsivamente. El hecho de “salir de compras” sin que necesites nada concreto ya te puede llevar a esto porque, quieras o no, terminarás picando. Si no lo necesitabas al salir de casa, tampoco lo necesitas al volver.

cama con almacenaje dormitorio con palets

Por último, esto es algo personal pero, ¿has dejado algo en casa de tus padres? La clásica caja con objetos personales que “abandonamos” allí al independizarnos o toda esa ropa que no te va bien pero que te da pena tirar “por si acaso”. Recuerda que la casa de tus padres no puede ser tu trastero, así que si hay algo allí ya sabes lo que debes hacer.

Sigue leyendo: Consejos para seguir (de verdad) la filosofía de Marie Kondo


Comentarios

comments